Home»ENTREVISTAS»Fotografiar en el trópico

Fotografiar en el trópico

Entrevista con Álvaro Cubero

0
Shares
Pinterest WhatsApp

A la hora de hablar sobre luz natural existen muchos tópicos que se repiten, las horas de mejor luz, horas mágicas, etc.

Sin embargo muchos de estos conceptos vienen de la práctica de la fotografía en zonas que están fuera de la zona tropical, y lo cierto es que en los trópicos muchas de estas “verdades” difieren en mayor o menor medida.

Empezando por la diferentes relaciones de inclinación con respecto al Sol, en nuestro caso se trata de una inclinación apenas perceptible, pero en la medida que nos desplazamos hacia los polos, esta inclinación se acentúa dramáticamente, dando como resultado esas luces rasantes que duran horas, y que podemos apreciar en fotografía de bosques de zonas templadas o en paisajes urbanos europeos.

Esta inclinación termina produciendo luces muy expresivas que no son comunes en nuestra latitudes.

Pero no se trata de lamentarnos por nuestra latitud, al contrario, lo importante acá es ser conscientes de cuáles son nuestras limitaciones y buscar convertirlas en fortalezas creativas.

No morir buscando esas luces tenues o inclinadas, y por el contrario aprovechar el alto contraste natural que nuestro entorno nos ofrece…

Por eso hice una llamada a Namibia, para hablar sobre esto con Alvaro Cubero, fotógrafo especializado en fauna salvaje.

JP: ¿Cómo va todo en Namibia?

Álvaro: Pues todo super bien, muy buenos avistamientos, con muy buena luz.

Y además de eso se han portado muy bien con nosotros los animales.

JP: Una vez hablamos sobre cómo la luz se porta muy diferente cuando uno vive en el trópico.

Y que en general tenemos estas referencias de imágenes realizadas en otras zonas del globo, y vos me planteabas como efectivamente trabajar en la selva tropical es muy diferente.

¿Porqué es diferente?

Álvaro: Bueno, en realidad JP, tenemos que tomar en cuenta que estamos cerca del ecuador, no hay mucha ciencia en eso. Estamos en una parte del planeta donde el Sol sale casi siempre a la misma hora. La diferencia entre invierno y verano es de apenas unos minutos.

Nuestra posición en el globo es lo que nos hace especial, gracias a esa posición somos ricos en vida silvestre, pero lo más importante es que cuando hacemos fotografía en el trópico nos damos cuenta que muchos equipos fotográficos se prueban en diferentes lugares, el ártico, en el desierto… Pero pocos equipos fotográficos los he visto probados cien por ciento en el trópico, donde la luz es completamente diferente, estamos hablando de una luz muy fuerte, que cambia en muy poco tiempo, y que nos da pocos espacios de luces doradas.

Por ejemplo, los amaneceres y atardeceres son muy rápidos, en apenas 10 o 15 minutos ya tienes otra luz.

Sin embargo, cuando entrás dentro del bosque te das cuenta que es difícil que esa luz penetre, entonces es cuando necesitás de mucha más luz dentro del bosque.

Y es que las especies de árboles y plantas están luchando por luz al mismo tiempo que nosotros, entonces hay corroborar muy bien a donde vamos a hacer fotografía.

Por eso es importante que la gente sepa a dónde se va a meter, mucha gente entra al bosque super temprano, al amanecer, y van a encontrar oscuridad total.

Es una mezcla entre nuestra posición y el tipo de bosque que tenemos.

JP: O sea, la clásica fórmula de fotografiar antes de las 9 am y después de las 2pm. ¿No aplica para nosotros?

Álvaro: No aplican tanto para nosotros, el problema es que en mi área, que es la vida silvestre, los momentos de mayor actividad animal, especialmente las aves, van desde las 5 am hasta las 10 am.

Luego a las 10 am hace más calor y los animales buscan la sombra. Por eso tenemos este problema, que la actividad animal coincide con las hora buenas de luz, dentro de bosques densos.

Por que afuera, en la playa o ambientes alterados por el ser humano, como potreros o campos agrícolas, por supuesto cambia completamente.

Para nosotros tampoco aplica exactamente esto de la hora dorada.

El que ha estado en Costa Rica, Ecuador, Colombia o Nicaragua, sabe que al amanecer empieza la “luz dorada”, y cinco minutos después desaparece esta luz.

No es como cuando estás en el sur o en el norte del planeta, donde esta luz puede durar cuarenta minutos, o hasta horas en las épocas de verano.

Entonces las “horas doradas” si existen, pero son muy cortas.

JP: Casi que deberíamos hablar de minutos dorados.

Álvaro: Minutos dorados, es una muy buena definición.

JP: Creo que también se nos olvida el factor de la humedad, en nuestro país con el vapor de agua que se produce por efecto del sol, se produce una especie de velo, que filtra la luz volviéndose todavía más azul. 

¿Te has topado con ese fenómeno?

Álvaro: Si claro, y ha sido un arma de doble filo.

En Costa Rica casi todas las mañanas hay evaporación de agua, incluso en nuestra época seca, se puede ver la evaporación.

En fotografía de grandes paisajes de montaña encuentras este problema, usualmente se ve como velo, y por eso es un arma de doble filo, porque hay fotografías que he tenido que trabajar más en postproducción por este efecto, y otros casos la luz del Sol atravesando este vapor puede dar un efecto creativo.

Pero además hay un factor técnico relativo a la humedad, que es la condensación que empaña los lentes, en especial cuando la gente se queda en hoteles con aire acondicionado, y cuando salen en la mañana el equipo se empaña y puede durar hasta treinta minutos sin poder hacer fotografías por este asunto.

Por eso es bueno planificar que se va a hacer, y dónde se va a estar.

JP: Ese es un tema para profundizar, viajar con la cámara en el trópico.

Yo he tenido ese problema de la condensación sin necesidad de aire acondicionado.

Se me ha empañado el equipo al salir del campamento base a hacer cumbre en montañas por encima de los tres mil metros, solo en ese cambio de la tienda al exterior, he tenido problemas de condensación.

Muchas gracias Álvaro, tu experiencia es muy enriquecedora para comprender estas variaciones a las que tenemos que enfrentarnos.

Álvaro: Gracias por pensar en mí para hablar de estos temas, estamos hablando de fotografía y nos enriquecemos de información uno al otro, y con la gente con la que compartimos este tipo de experiencias.

Sobre la columna.

Hoy es muy fácil encontrar recursos sobre fotografía, sin embargo son pocas las fuentes que contemplan las condiciones particularidades de quienes vivimos cerca del ecuador.

Fotografiar en el trópico trata de abordar desde las sutilezas a las grandes variables de la fotografía en las montañas, selvas, mares y costas de las zonas tropicales.

JP Monge

Fotógrafo y director de cine documental. Su trabajo en entornos complejos y con equipo limitado, le han permitido acumular experiencias y aprendizajes.

Es miembro de El Bloque Documental, profesor del curso Natural Filmmaking para el Programa de Tropical Biology and Conservation de la Universidad de California y docente a tiempo parcial en la Universidad Técnica Nacional.

La labor con su empresa The Natural Vision, lo ha convertido en un trashumante entre el mar, la montaña y la ciudad.

www.jpmonge.net

Instagram: jp.monge

Blog: imageneshumanas.wordpress.com

Previous post

Expo Foto 2019 reunió a más de 2000 personas en un solo día.

Next post

De la música a la fotografía.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *